Hacer la colada es una de las tareas domésticas más imprescindibles. Si nos descuidamos un poco podemos acabar con montones de ropa sucia que al final no sabemos muy bien dónde poner. Por suerte, si tenemos los tendederos de ropa más adecuados conseguiremos que nuestras prendas estén secas lo antes posible, agilizando así la tarea.

Lo bueno es que hoy en día no tenemos que limitarnos a un único modelo de tendal de ropa. Encontramos productos de diferentes materiales, ya sean para usarlos en exteriores o incluso en interiores. ¡Vamos a conocerlos!

Tendederos de exterior

Como su propio nombre indica, los tendederos exteriores están pensados para utilizarlos en lugares abiertos. Si tienes opción de tener la ropa fuera, mejor que mejor, así consigues que el aire la seque antes y evitas la humedad en casa.

Tendederos de fijación

Constituyen el modelo más clásico y habitual, pero hay diferentes modalidades. Los tendederos de cuerdas tienen dos soportes de plástico que se anclan a la pared, entre ambos se extienden varias cuerdas. Además, cuando no lo estás usando puedes recoger las cuerdas y dejar más espacio libre.

Los tendederos de acordeón o de ballesta suelen ser totalmente de aluminio. Su peculiaridad es que las “cuerdas” (en realidad son barras de aluminio) se extienden y recogen como si fueran un acordeón.

Los tendederos de poleas son también un clásico que sigue de plena actualidad. Se componen de dos soportes laterales con poleas y cuerdas que se deslizan a través de ellas. Su uso más habitual es en aquellos pisos en los que todavía se puede tender la ropa hacia la calle.

Una de las opciones más modernas son los tendederos de techo. Se fijan al techo y se pueden subir o bajar según haga falta. Lo bueno es que no ocupan nada de espacio, así que son una buena alternativa para espacios pequeños como un balcón.

Tendederos no fijos

El tendedero de alas es uno de los modelos más utilizados. Se construye a través de tubos (suele ser de metal) y se compone de un cuerpo y dos alas plegables. Cuando no se está utilizando no ocupan nada de espacio, y lo bueno es que ofrece mucha superficie para tender.

Los tendederos verticales son una evolución de los anteriores, porque ocupan todavía menos y permiten colgar una gran cantidad de ropa, sin importar si se trata de prendas grandes o pequeñas.

Lo bueno de los tendederos móviles es que los podemos usarlos indistintamente tanto dentro como fuera de casa.

Tendederos de interior

Y si hablamos de tendederos de interior, los tendederos portátiles son una buena solución cuando no tenemos mucha ropa por tender y queremos que se seque tranquilamente dentro en casa. Los puedes instalar cómodamente en el alféizar de la ventana, en el cuarto de baño o incluso colgando de un radiador.

Si buscas algo menos portátil, pero no ocupe espacio, los tendederos de pared se están poniendo muy de moda. Puedes colocarlos fácilmente en el cuarto de baño y no restan nada de espacio, y mucho menos cuando no están en uso, ya que apenas ocupan más que un cuadro.

Secar la ropa en casa se vuelve más complicado a medida que llega el mal tiempo. Si no quieres esperar días y días a tener la ropa seca, lo que necesitas es un tendedero eléctrico. De forma muy similar al tendedero plegable de alas, la diferencia es que sus varillas están calefactadas y consiguen que las prendas se sequen antes.

¿Qué materiales elegir para los tenderetes de ropa?

El tendedero no solo es práctico, sino que incluso puede llegar a cumplir una función decorativa. De ahí que su estética esté cada vez más cuidada, y cada vez se vean más tendederos de ropa modernos.

Para el exterior es mejor escoger materiales que puedan aguantar bien a la intemperie, como la resina o el aluminio.

En el caso de un tendedero de interior vertical o plegable lo más normal es escoger los modelos de aluminio, que son muy ligeros y además son muy resistentes a la corrosión.

Si vas a tener el tendedero dentro de casa y lo vas a ver un día sí y otro también, quizá te interese escoger una opción más decorativa como los tendederos de madera. Este material es duradero y muy resistente frente a la humedad, liviano y muy estético.

Lo cierto es que hay tendederos de ropa capaces de adaptarse a cada necesidad, tanto si haces la colada de una sola persona como si sois muchos en casa. Lo importante es que aciertes al escoger el modelo más adecuado para ti, así conseguirás que tu ropa esté seca rápidamente, lista para recogerla y volver al armario lo antes posible.